¿QUÉ RECOMPENSAS TIENE RECICLAR?

Para la economía

  • El municipio ingresa dinero por la venta de los materiales recuperados del reciclaje
  • Evitamos el aumento de la tasa de gestión de residuos, ya que los costes de tratamiento se reducen
  • El municipio tiene que pagar menos del canon sobre la eliminación *
  • Crece el retorno del canon, la bonificación en el municipio para separar correctamente

 

Para el medio ambiente

  • Evitamos el consumo de recursos necesarios para hacer nuevas materias primas, como agua y energía
  • Actuamos contra el cambio climático, ya que se reducen las emisiones de elementos contaminantes a la atmósfera
  • Podemos transformar la materia orgánica en compost, un abono natural de alta calidad

 

Para la salud

  • Evitamos impactos ambientales de diferentes tipos, como la degradación de espacios naturales en las zonas de extracción de materias primas
  • Evitamos la proliferación de enfermedades provocadas por moscas, ratas, etc.
  • Evitamos malos olores

¿QUÉ PASA SI NO RECICLAMOS?

Para la economia

  • Los residuos no generan ningún tipo de ingreso municipal, sólo generan gastos
  • Suben los costes de tratamiento de los residuos, por lo que facilitamos el aumento de la tasa de gestión de residuos
  • El municipio tiene que pagar más del canon sobre la disposición del rechazo
  • El municipio no recibe bonificaciones

 

Para el medio ambiente

  • Despilfarramos recursos naturales para hacer materias primas
  • Contribuimos al cambio climático, ya que producir nuevos materiales o gestionar los residuos puede generar emisiones contaminantes
  • Continuamos llenando los depósitos controlados

 

Para la salud

  • El suelo y las aguas subterráneas se contaminan
*Los cánones sobre la eliminación de los residuos municipales son impuestos ecológicos que incentivan un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente e impulsan medidas de minimización y de valorización material de los residuos. Estos cánones son instrumentos económicos que contribuyen a la financiación del coste que conlleva la implantación de la gestión sostenible de los residuos municipales.