-La Comisión Europea modifica la Decisión 2000/532/CE sobre la lista de residuos, así como las características de los residuos peligrosos

 

-Estrategia temática sobre la prevención y reciclaje de residuos

(Comunicación de la Comisión de 21 de diciembre de 2005)

Esta estrategia nació con el objetivo de analizar y evaluar la política de residuos de la UE con el fin de establecer un marco estratégico para el futuro, marcando unos objetivos y estableciendo los medios necesarios para que la UE evolucionara hacia una gestión de residuos más eficaz.
En este sentido, la Estrategia proponía la adopción de las siguientes medidas, previéndose también el impacto que supondría su aplicación.

Medidas propuestas por la Estrategia temática sobre prevención y reciclaje de residuos:

  1. Dar un nuevo impulso a la aplicación íntegra de la legislación ya vigente. La Comisión utilizará el Comité de gestión de residuos como foro para intercambia información y buenas prácticas y para identificar dificultades de aplicación.
  2. Simplificar y modernizar la legislación vigente cuando la experiencia demuestre que es necesario reducir la carga administrativa.
  3. Introducir el concepto de ciclo de vida en la política de residuos.
  4. Fomentar políticas más ambiciosas en materia de prevención de residuos.
  5. Obtener más conocimientos e información para apoyar el desarrollo de la política de prevención de residuos.
  6. Desarrollar una normativa de referencia común para el reciclaje.
  7. Reelaborar cuidadosamente la política de reciclaje.

Impacto previsto de las medidas propuestas:

  1. Menos residuos a los vertederos: las medidas tomadas en el marco de la Estrategia debían contribuir a sustraer flujos de residuos de los vertederos.
  2. Más compostaje y recuperación de energía: a medida que disminuya la utilización de los vertederos, los residuos se canalizarán hacia opciones más elevadas de la jerarquía.
  3. Más y mejor reciclaje: los próximos años serán un periodo fundamental para la aplicación de las Directivas de reciclaje. Se intentará garantizar que, a medida que el reciclaje se convierta en la opción preferida, el impacto ambiental del mismo esté cada vez más controlado y se creen las condiciones de mercado idóneas para la continuación del ritmo de crecimiento de los niveles de reciclaje .

- Directiva 2008/98 / CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre residuos y por la que se derogan determinadas Directivas.

La Directiva 2008/98 / CE sobre residuos, establece el marco jurídico de la Unión Europea para la gestión de los residuos. Esta directiva deroga la Directiva 2006/12 / CE relativa a los residuos, la Directiva 91/689 / CEE relativa a los residuos peligrosos, y la Directiva 75/439 / CEE relativa a la gestión de aceites usados.
La Directiva Marco de Residuos ha sido transpuesta al derecho español mediante la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.
El objetivo de la Directiva Marco de Residuos es establecer el marco jurídico de la Unión Europea para la gestión de los residuos estableciendo medidas destinadas a la protección del medio ambiente y la salud de las personas, mediante la prevención o la reducción de los impactos adversos de la generación y gestión de los residuos, la reducción de los impactos globales del uso de los recursos y la mejora de la eficacia de este uso.
Resumidamente, los rasgos básicos de la nueva Directiva Marco de Residuos son los siguientes:

  • Regulación expresa de la jerarquía de residuos como orden de prioridades en la legislación y la política sobre la prevención y la gestión de los residuos.
  • Definición de cuando una sustancia u objeto resultante de un proceso de producción puede ser considerada como subproducto y no como residuo.
  • Previsión de criterios para determinar cuándo un residuo que ha sido sometido a operaciones de valorización debe dejar de ser considerado como residuo.
  • Establecimiento de objetivos cuantitativos para la reutilización y el reciclaje de ciertos residuos y la obligación de realizar una recogida selectiva para las fracciones de papel, metal, plástico y vidrio, como mínimo.
  • Disposiciones concretas para la gestión de los biorresidus, los aceites usados y los residuos peligrosos.
  • Obligación de elaborar planes de gestión y programas de prevención de residuos.
  • Refuerzo y ampliación de la responsabilidad del productor en la gestión de los residuos.
  • Obligación de establecer una red adecuada de instalaciones de eliminación y de instalaciones para la valorización de residuos municipales.

Jerarquía de residuos
La Directiva Marco de Residuos regula expresamente la jerarquía en la gestión de los residuos, que es de cumplimiento obligatorio excepto en aquellos casos que por razones justificadas desde un punto de vista de ciclo de vida sobre los impactos en la generación y gestión del residuo sea aconsejable no seguirla.

 

Captura de pantalla 2014-10-24 a la(s) 15.58.30

 

Consideración de una sustancia como subproducto
La Directiva define los subproductos como “una sustancia o material, resultante de un proceso de producción, cuya finalidad no sea la producción de este sustancia u objeto”, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

  1. sea seguro que la sustancia u objeto no se utilizará ulteriormente;
  2. la sustancia u objeto pueda utilizarse directamente sin someterse a una transformación
    ulterior;
  3. la sustancia u objeto se produce como parte integrante de un proceso de producción;
  4. y que su uso ulterior es legal.

 

Fin de la consideración como residuo
La Directiva establece los criterios de fin de la condición de residuo de un producto que haya sido transformado mediante operaciones de valorización material:

  1. La sustancia u objeto se utiliza normalmente para fines específicos;
  2. Existe un mercado o una demanda por la sustancia u objeto;
  3. La sustancia u objeto satisface los requisitos técnicos para las finalidades específicas, y cumple la legislación existente;
  4. El uso de la sustancia u objeto no generará impactos negativos globales al medio ambiente ya la salud de las personas.

La Unión Europea puede reglamentar los criterios referentes a los subproductos y al cabo de la condición de residuo. Respecto a este último aspecto, como mínimo se deben tener en cuenta criterios de fin de la condición de residuo para los áridos, el papel, el vidrio, el metal, los neumáticos y los textiles.

Objetivos de prevención y reciclaje de residuos
La Directiva Marco de Residuos prevé que a finales de 2014 se establezcan objetivos de prevención de residuos y de desacoplamiento de la generación de residuos respecto al crecimiento económico para el año 2020. Estos objetivos deben basarse en las mejores prácticas disponibles . Asimismo, los programas de prevención de residuos nacionales, integrados o no en los programas de gestión de residuos, establecerán objetivos de prevención en base a la determinación de puntos de referencia cualitativos o cuantitativos. Estos objetivos o indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos, pero en todo caso deben permitir controlar y evaluar los avances en la ampliación de las medidas de prevención de residuos.
En cuanto a la reutilización y el reciclaje, y con el objetivo de avanzar hacia lo que la Directiva Marco de Residuos llama “una sociedad europea del reciclaje”, se establecen objetivos para determinados tipos de residuos:

 

Captura de pantalla 2014-10-24 a la(s) 15.58.42

 

Residuos peligrosos
La Directiva Marco de Residuos incorpora los residuos peligrosos en su ámbito de aplicación, por lo que deroga la Directiva 91/689 / CEE relativa a los residuos peligrosos. Para este tipo de residuos, la Directiva Marco de Residuos prohíbe las mezclas de residuos peligrosos con otras categorías de residuos peligrosos y con otros residuos, sustancias o materiales en general. Esta prohibición incluye las diluciones de sustancias peligrosas. Sin embargo, la mezcla de residuos peligrosos se puede hacer si se ha obtenido una autorización, si no aumenta los impactos sobre la salud humana y el medio ambiente y si se hace conforme a las mejores técnicas disponibles. Estas disposiciones no afectan a los residuos mezclados producidos en los domicilios.

Aceites usados
La Directiva Marco de Residuos también incorpora los aceites usados en su marco de regulación. Por este motivo deroga la Directiva 75/439 / CEE relativa a la gestión de aceites usados. La Directiva Marco de Residuos establece la obligatoriedad de recoger selectivamente estos residuos siempre que sea técnicamente viable. Los Estados miembros podrán exigir que estos aceites usados se sometan a tratamientos de regeneración y restringir los traslados transfronterizos de aceites usados en su territorio a instalaciones de incineración o coincineración para dar prioridad a la regeneración como operación de valorización material .

Biorresiduos
La Directiva Marco de Residuos introduce esta nueva nomenclatura para referirse a los “residuos biodegradables de jardines y parques, residuos alimenticios y de cocina procedentes de los domicilios, servicios de restauración colectiva y establecimientos de consumo al por menor, y residuos comparables procedentes de plantas de transformación de alimentos. “la Directiva Marco de Residuos establece que los Estados miembros impulsarán medidas para el fomento de la recogida de biorresidus de forma separada con vistas a su compostaje y biodigestión. También hay que tomar las medidas necesarias para impulsar el tratamiento de los biorresidus y el uso de materiales ambientalmente seguros producidos a partir de biorresiduos.
A partir de una evaluación previa, la Comisión Europea puede establecer requerimientos mínimos para la gestión de los biorresiduos y criterios de calidad para el compost y el digerido procedentes de los tratamientos de digestión anaerobia de los biorresiduos.

Planes de gestión de residuos y programas de prevención de residuos
Los Estados miembros deben elaborar, a través de sus autoridades competentes, uno o varios planes de gestión de residuos. Estos planes deben presentar un análisis actualizado de la gestión de residuos, la exposición de las medidas que deban tomarse para mejorar la preparación para la reutilización, el reciclado, la valorización y la eliminación de los residuos de forma respetuosa con el medio ambiente, y la evaluación de la contribución del plan a la consecución de los objetivos establecidos por la Directiva Marco de Residuos.
Los planes de gestión de residuos y los programas de prevención de residuos se deben evaluar y revisar cada seis años.

Responsabilidad en la gestión de residuos
La responsabilidad de la gestión correcta de los residuos recae en el productor inicial de los residuos u otro poseedor de residuos, por lo que los Estados miembros deben garantizar que estos realicen el tratamiento de los residuos por sí mismos o encarguen a terceras personas autorizadas. Los Estados miembros pueden decidir en qué casos el productor inicial conserva la responsabilidad de toda la cadena de tratamiento o en que la responsabilidad puede ser compartida o delegada entre los actores de la cadena de tratamiento.
Para mejorar la reutilización, la prevención, el reciclado y la valorización de los residuos, los Estados miembros pueden adoptar medidas legislativas o no legislativas para la ampliación de la responsabilidad de los productores. Estas medidas pueden incluir la aceptación de los productos devueltos y de los residuos que queden después de haberse utilizado estos productos, así como la subsiguiente gestión y la responsabilidad financiera de estas actividades.

Red de instalaciones para la gestión de residuos
Los Estados miembros deben disponer de una red integrada y adecuada de instalaciones, tanto para la eliminación de los residuos -tratamiento finalista- como para la valorización de residuos municipales mezclados recogidos en los domicilios, incluso cuando esta recogida abarque residuos asimilables procedentes de otros
productores. Para resolver esta cuestión, los Estados miembros pueden cooperar entre ellos si es aconsejable o necesario.
Esta red debe concebirse de manera que permita alcanzar la autosuficiencia en materia de eliminación de residuos, así como de valorización de los residuos municipales mezclados o asimilables.
Igualmente, esta red tiene que tener en cuenta el criterio de proximidad a los puntos de generación y de utilización de las mejores técnicas disponibles.

Autorizaciones y registros
Toda entidad o empresa que quiera tratar residuos debe obtener una autorización de las autoridades competentes, que se encargarán de determinar la cantidad y el tipo de residuos tratados, el método utilizado, así como las operaciones de seguimiento y control.

- Otras Directivas de interés

Existen otras directivas que regulan la gestión de algunos residuos en concreto, las más significativas son:

  • Directiva 2012/19/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de julio de 2012, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Directiva 2006/66/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de septiembre de 2006, relativa a las pilas y acumuladores y los residuos de pilas y acumuladores y por la que se deroga la Directiva 91/157/CEE (modificada por la Directiva 2008/103/CE).
  • Directiva 2000/53/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de septiembre de 2000, relativa a los vehículos al final de su vida útil y posteriores modificaciones.
  • Directiva 94/62/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre, relativa a los envases y residuos de envases (Modificada por las Directivas 2004/12 / CE y 2005/20/CE).

 

Bajarse el documento en PDF